6 ejemplos para aplicar las 10 R´s de la economía circular

Finoret, 

¿Sabías que el 90% de los materiales brutos (Raw Material) necesarios para la creación de cualquier producto en Europa provienen de países no europeos?  Dato reflejado en el documento oficial publicado por la Comisión Europea titulado: Resiliencia de las materias primas fundamentales: trazando el camino hacia un mayor grado de seguridad y sostenibilidad, publicado en septiembre de 2020.

Esto quiere decir que por cada 10 productos “made in Europe,” 9 de ellos dependen de la explotación de materia prima que proviene de fuera de la Comunidad Europea. Al leer este dato, nos preguntamos si, como individuos y sociedad, tenemos las herramientas necesarias para disminuir este alto consumo de materiales brutos o naturales. 

Muchas veces, damos por sentado todos los productos que usamos o consumimos, y no nos preguntamos cómo se han hecho y de dónde provienen. La vorágine de nuestras vidas nos absorbe y no nos permite darnos un respiro para cuestionar el qué o por qué de las cosas cotidianas. 


A menudo, buscamos la salida más fácil a nuestras necesidades. Tenemos un hábito arraigado dentro de nuestro ser: la vía más rápida cuando necesitamos algo es comprarlo directamente en donde lo hacemos habitualmente. Por ejemplo, si se nos rompe el móvil, compramos otro, si nuestra tele no es “Smart”, buscamos una que lo sea. Así podemos continuar con muchos más ejemplos de productos de consumo, incluyendo los alimentos. 

Este tipo de hábitos de compra fortalece a la economía lineal, que premia el uso y desuso continuo sin tener en consideración las posibles consecuencias que sufre nuestro entorno.

Para romper este ciclo de uso/desecho/consumo de materia prima, nos pusimos a averiguar cuáles alternativas podemos emplear para aportar nuestro granito de arena y hacer de este mundo uno mejor. 


Una de ellas es intentar cambiar nuestra filosofía de consumo desde los modelos de economías tradicionales o lineales a una del tipo circular. Para comprender este cambio en el paradigma, primero necesitamos saber lo que es la economía circular

Parafraseando la definición de los economistas “T. Bastein, E. Roelofs, E. Rietveld and A. Hoogendoorn,” publicada en 2013, entendemos que el principal objetivo de la economía circular es disminuir el agotamiento de los recursos renovables y la producción de derivados contaminantes, como consecuencia directa del proceso de manufactura. Esto se logra con un sistema económico que promueve la reutilización tanto de los productos como de los materiales brutos y que fomenta la capacidad de restauración de los recursos naturales.

Ahora que comprendemos lo que es la economía circular, vamos a analizar cómo cada uno de nosotros podemos formar parte de esta escalera de valor. Lo primero que tenemos hacer es identificar las partes o eslabones claves y esto lo hacemos mediante la clasificación de las Rs de la Reutilización. Todo comenzó con las 3 Rs:

  • Reutilizar

  • Reparar 

  • Reciclar 

Jacqueline Cramer  ha desgranado estas 3 Rs para aplicarlas de una manera más concisa, y las ha ampliado hasta llegar a 10, las cuales las vemos a continuación:  

Si nos vamos a los extremos, el principal objetivo para fomentar el NO uso de materia prima contaminante sería el Rechazo a la adquisición de estos productos (sí, sabemos lo difícil que es esto y más cuando hoy en día nos bombardean 24x7 con anuncios de la última tendencia, o del último modelo e inclusive de la tecnología más innovadora). Ahora bien, si nos vamos a la punta del diagrama, podemos hacernos una idea de lo costoso que es Recuperar desde el punto de vista de energía cuando lo que queda de un producto tiene tan poco valor, que hace falta una gran cantidad de ella para finalmente Reaprovecharlo.

Como el último párrafo refleja la cruda realidad, vamos a continuar de una manera más amena y cercana. Te ponemos ejemplos de cómo aplicamos las 10 Rs tanto en nuestras vidas como en FinorBox, para que comprendas mejor lo que queremos decir: Como en FinorBox somos manitas y el bricolaje nos llama la atención, los muebles de nuestro hogar los podemos clasificar entre la 1ra R “Rechazar” y la 8va “Reutilizar".




Ejemplo N. 1 – Recuperación de muebles

Por ejemplo, nuestra mesa de comedor la compramos de segunda mano, ya que iba a ser desechada. Con esto, implícitamente Rechazamos y Redujimos el uso de material en bruto para hacer una mesa de madera. Por otra parte, la Renovamos, puesto que antes solía ser una mesa de terraza. Además de esto, la hemos Reparado para darle nuestro toque personal. Aunque es un ejemplo sencillo, seguro que ya estás pensando en símiles de tu vida aplicados a este concepto.

Nota: Te presentamos como quedo nuestro comedor reciclado 😉



Ejemplo N. 2 – Creando muebles únicos y singulares

Continuamos la lectura con otro ejemplo. Necesitábamos una estantería en nuestra cocina, para separar los desperdicios y reciclar (papel y plástico) que fuera del ancho de una columna y que además tuviera un diseño tal que pareciera que formara parte de los muebles de la cocina. Para cumplir con estos requisitos Reusamos una estantería de salón (de un fabricante modular sueco, que todos conocemos) y la Reutilizamos como el mueble para clasificar y separar los desperdicios que reciclamos, con un sistema de cajones y cadenas, Home made by Finorets. Por su puesto, le dimos nuestro toque especial, Renovando su usabilidad.

Nota: Tú también lo puedes hacer, escríbenos y te pasamos el tip.



Ahora podemos pasar a ejemplos propios de cómo en FinorBox intentamos añadir a nuestra cadena de valor alguna de las Rs que hemos venido descubriendo. Como sabes, nuestra principal filosofía es que únicamente colaboramos con los pequeños productores, ya que ellos comprenden las necesidades de la tierra, sus ciclos y la manera óptima de su explotación, para así mantener una producción artesanal de excelente calidad.


Nos encanta que tod@s ell@s apuestan por métodos de elaboración natural, sin la necesidad de introducir químicos que aceleran el proceso de maduración, intensifican los sabores o que extienden el tiempo de vida de sus exquisitos productos


Ejemplo N. 3 – Apostando por la producción natural

Los pequeños productores añaden un gran valor a sus productos Rechazando el uso de componentes químicos, antes mencionados, y esto permite que cuenten con un sabor inigualable y una calidad superior.

Nota: Cuando los pruebes, comprenderás la diferencia del sabor de un producto natural a uno industrial.



Ejemplo N. 4 – Reduciendo el uso de plásticos

Por nuestro lado, en FinorBox apostamos por el uso de productos que provienen de materiales Reciclados, como lo son las bolas en las que enviamos nuestras propuestas de maridaje. También valoramos la posibilidad de su Reutilización con la doble banda de sellado, si tienes que usar alguna bolsa (la de FinorBox) para enviar o devolver cualquier otro producto que hayas comprado por Internet, te ayudamos a Reducir el uso de plásticos.

Nota: Una bolsa de plástico menos que se comen los pececitos.



Ejemplo N. 5 – Dándole una segunda vida a los materiales

En FinorBox creemos fielmente en lo positivo que es la Reutilización y Reaprovechamiento de los materiales. Por eso nuestras cajas no llevan impresa la marca, elegimos una faja que puedes quitar fácilmente y de esto permite que la caja quede limpia y lista para darle una segunda vida. La puedes usar para empaquetar un regalo, guardar los calcetines o inclusive tus cartas de amor de la infancia.

Nota: Si no te caben todas las cartas, tenemos cajas de varios tamaños jejeje



Ejemplo N. 6 – Remanufacturado los envases de cristal

En FinorBox procuramos que la mayoría de nuestros productos vengan en envases de cristal, ya que estos se pueden Reciclar o Remanufacturar dándoles un nuevo uso de una forma diferente y creativa. Por ejemplo, puedes usar un frasco de pimientos para guardar golosinas o elementos de higiene personal, como te mostramos en esta entrada de nuestro blog. 

Nota: La fotografía nos las ha enviado una de nuestras Finorets.


Creemos firmemente que tenemos el poder dentro de cada uno de nosotros para usar nuestra imaginación en pro de satisfacer los objetivos tradicionales con nuevas herramientas que ayudan a la conservación de nuestras materias primas y del medio ambiente. Desde que empezamos este proyecto hemos aprendido mucho cada día y sabemos que seguiremos mejorando con el paso del tiempo. 


Lamentablemente hemos llegado al final de esta interesante y provechosa lista de opciones de aplicación de las 10 R´s que te proponemos en FinorBox para que podáis dar un pequeño paso que puede significar mucho para la recuperación de los recursos naturales.

Y como es tradición en los blog de las aventuras de la Viry de FinorBox, ahora viene el reto: Cuéntanos sobre tu aprendizaje y si has tenido la oportunidad de analizar si en alguna situación de tu vida has contribuido en una de las 10 Rs que ayudan a la economía circular. Nos encantará escuchar tu historia Finoret en redes sociales etiquetándonos con @finorbox. Seguro que muchos se identificarán contigo…


¡Saluditos y nos vemos en la siguiente choco aventura de la Viry de FinorBox!

Viry Macias


Viry de FinorBox - siempre riendo


8 ideas de regalos originales gourmet para quedar de maravilla con los profesores este fin de curso